Número de Expediente 3535/05

Origen Tipo Extracto
3535/05 Senado De La Nación Proyecto De Comunicacion FALCO : PROYECTO DE COMUNICACION SOLICITANDO UNA DECLARACION OFICIAL DE REPUDIO RESPECTO DE LAS DECLARACIONES DEL PRESIDENTE DE IRAN ACERCA DEL ESTADO DE ISRAEL .
Listado de Autores
Falco , Luis

Fechas en Dir. Mesa de Entradas

MESA DE ENTRADAS DADO CUENTA Nº DE D.A.E.
31-10-2005 09-11-2005 175/2005 Tipo: NORMAL

Fecha de Ingreso a Dir. Gral. de Comisiones

DIR. GRAL. de COMISIONES INGRESO DEL DICTAMEN A LA MESA DE ENTRADAS
08-11-2005 20-04-2006

Giros del Expediente a Comisiones

COMISIÓN FECHA DE INGRESO FECHA DE EGRESO
DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO
ORDEN DE GIRO: 1
09-11-2005 20-04-2006

ENVIADO AL ARCHIVO : 23-06-2006

Resoluciones

SENADO
FECHA DE SANCION: 10-05-2006
SANCION: APROBO
COMENTARIO:
APROBADO COMO: Proyecto de Declaracion
NOTA:SE AP. UN PD. CONJ. S. 3531, 3555,3575 Y 3579/05

Órdenes del Día

NÚMERO DE FECHA ESTADO ANEXO
188/06 24-04-2006 APROBADA
En proceso de carga

Senado de la Nación
Secretaría Parlamentaria
Dirección Publicaciones

(S-3535/05)

PROYECTO DE COMUNICACION

El Senado de la Nación

Se dirige al Poder Ejecutivo nacional a fin de solicitarle que, por intermedio de las autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, tenga a bien expedirse formalmente repudiando las declaraciones del presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, quien sostuvo públicamente el miércoles 26 de octubre de 2005 que “Israel debe ser borrado del mapa”. Se solicita, asimismo, que instruya a la Misión Permanente de la República Argentina ante la Organización de las Naciones Unidas para que impulse una acción de repudio en el seno de esa organización.

Luis A. Falcó.

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

En una conferencia dada ante cuatro mil estudiantes universitarios, el presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, retomó por primera vez –luego de veinte años de silencio– la línea discursiva más dura que se recuerde contra el Estado de Israel, al sostener que ese país “debe ser borrado del mapa”.

El lema de la conferencia en la que pronunció tal diatriba era de por sí tremendamente provocador: “Un mundo sin sionismo”. En este marco, el jefe de estado iraní agregó que “todo el que reconozca a Israel arderá en el fuego de la furia de la nación islámica; cualquier [líder islámico] que reconozca al régimen sionista reconocerá la rendición y la derrota del mundo islámico".

En otro pasaje de su encendido discurso, el mandatario iraní también se mostró favorable a una intensificación de los atentados palestinos contra Israel: "No hay duda de que una nueva ola de ataques en Palestina borrará este estigma del rostro del mundo islámico”. Y remató afirmando que "la nación musulmana no permitirá a su enemigo histórico vivir en su propio corazón".

Semejante alocución despertó la adhesión fanática de los asistentes, que comenzaron a gritar "muerte a Israel" y "muerte a Estados Unidos", dando paso a posteriores manifestaciones callejeras en apoyo popular al presidente.

Las palabras de Ahmadinejad generaron fuerte tensión en el mundo entero y muestras de repudio e indignación por parte de los países europeos. Por su parte, Estados Unidos parece estar cada vez más convencido de que tales afirmaciones implican la voluntad iraní de retomar sus viejos proyectos de desarrollo nuclear hacia la obtención de armamentos de destrucción masiva.

Estados Unidos tiene ahora una excusa más para mantener con firmeza su demencial papel intervensionista en Oriente medio, que ya costó decenas de miles de muertos en Irak y globalizó el conflicto con las fracciones más fundamentalistas del mundo árabe.

La reacción de Israel no se hizo esperar: el viceprimer ministro israelí, Shimon Peres, catalogó la actitud de Ahmadinejad como un "crimen contra la humanidad"; y también se anunció que se solicitaría formalmente el retiro de Irán de la Organización de las Naciones Unidas.

Como lamentablemente nos tiene acostumbrados, el gobierno argentino ha tardado en condenar esta verdadera invocación al genocidio. Este tipo de declaraciones cargadas de odio y que instan a cometer actos de terrorismo deberían ser condenadas inmediatamente después de haber sido efectuadas.

El simple recuerdo de lo sucedido en Buenos Aires con los atentados suicidas contra la Embajada de Israel y contra la AMIA debería haber disparado la inmediata y enérgica condena del gobierno argentino. Atento a que ello no fue así, mediante este proyecto solicito que se expida en tal sentido.

Asimismo, solicito que instruya a la Misión Permanente de la República Argentina ante la Organización de las Naciones Unidas para que impulse una acción de repudio en el seno de esa organización, como una forma de alentar una condena orgánica, contundente y colectiva.

Por estas razones, solicito a los señores senadores que acompañen a esta iniciativa con su voto favorable para su aprobación.

Luis A. Falcó.