Número de Expediente 70/07

Origen Tipo Extracto
70/07 Senado De La Nación Proyecto De Declaracion ESCUDERO : PROYECTO DE DECLARACION DECLARANDO DE INTERES PARLAMENTARIO LA CONMEMORACION DEL " DIA DE LA ANTARTIDA ARGENTINA " QUE SE CELEBRA EL 22 DE FEBRERO Y OTRAS CUESTIONES CONEXAS .
Listado de Autores
Escudero , Sonia Margarita

Fechas en Dir. Mesa de Entradas

MESA DE ENTRADAS DADO CUENTA Nº DE D.A.E.
02-03-2007 14-03-2007 3/2007 Tipo: NORMAL

Fecha de Ingreso a Dir. Gral. de Comisiones

DIR. GRAL. de COMISIONES INGRESO DEL DICTAMEN A LA MESA DE ENTRADAS
07-03-2007 SIN FECHA

Giros del Expediente a Comisiones

COMISIÓN FECHA DE INGRESO FECHA DE EGRESO
EDUCACIÓN, CULTURA, CIENCIA Y TECNOLOGIA
ORDEN DE GIRO: 1
08-03-2007 14-03-2007

ENVIADO AL ARCHIVO : 22-03-2007

Resoluciones

SENADO
FECHA DE SANCION: 14-03-2007
SANCION: APROBO
COMENTARIO: SOBRE TABLAS
NOTA:
En proceso de carga

Senado de la Nación
Secretaría Parlamentaria
Dirección Publicaciones

(S-70/07)


PROYECTO DE DECLARACION

El Senado de la Nación

DECLARA:

1 - De interés parlamentario la conmemoración del “Día de la Antártida Argentina” que se celebra el 22 de febrero al cumplirse el 103° aniversario de la presencia ininterrumpida de los argentinos en la Antártida.

2 - Rendir homenaje a quienes ofrecieron sus vidas, sus esfuerzos y su arrojo para alcanzar ese paso en la lucha pacífica que realiza la Argentina para ratificar su soberanía en un sector del Continente Blanco.

3 - Recordar la heróica y exitosa hazaña de la primera expedición terrestre al Polo Sur, comandada por el General Jorge Leal, oriundo de la provincia de Salta, quien durante su derrotero antártico en el año 1953 y habiéndole sido encomendada la creación de la Base Esperanza, creó el Refugio “Martín Miguel de Güemes” y, en el año 1957, estando al frente de la Base Gral. Belgrano -en ese entonces la más austral del mundo-, inauguró el Refugio “Salta”, en la única tierra visible en todo el fondo del mar de Weddell.

4 - Comunicar la presente declaración a los gobiernos provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos aires, a fin de invitarlos a adherir a la misma instruyendo a los establecimientos educacionales de sus respectivas jurisdicciones, para que se instrumenten las medidas necesarias con el propósito de que en el transcurso del año lectivo se conmemore con acciones y observancias el “Día de la Antártida Argentina”.

Sonia Escudero.

FUNDAMENTOS

Señor Presidente:

El 22 de febrero de cada año se conmemora el “Día de la Antártida Argentina” y se cumplieron 103 años de presencia efectiva de nuestro país en el Continente Blanco. A partir de ese día del año 1904 flamea la Bandera Argentina en la actual Base Orcadas. Varios años han pasado desde esa fecha memorable y sin embargo esta histórica epopeya protagonizada por argentinos, cobra año tras año mayor trascendencia nacional y geopolítica.

En la región más inhóspita del planeta, donde la temperatura baja hasta más de cincuenta grados bajo cero, allí donde los vientos alcanzan una fuerza extraordinaria, un puñado de valientes, fisicamente aislados del mundo, enfrentaron todos los riesgos y aceptaron el desafío cumpliendo una hazana que conmueve a todos los argentinos y los llena de admiración y reconocimiento.

Plantaron sus bases con raíces muy hondas, uno de los mejores avales de nuestro título de soberanía en la región, ya que no debemos olvidar que de los más de cien años que los argentinos están en la Antártida, los primeros cuarenta años fueron los únicos ocupantes permanentes, hecho que constituye el mayor testimonio posible de arrojo y entrega por la patria.

Este Honorable Senado de la Nación rinde tributo a quienes ofrecieron sus vidas, sus esfuerzos y su arrojo para alcanzar ese paso en la lucha pacífica que realiza la Argentina para ratificar su soberanía en un sector del Continente Blanco.

Y para mayor beneplácito de los argentinos y de esta Honorable Cámara Legislativa la hazaña que forjaron los pioneros, se ha visto mantenida y enriquecida en el tiempo con la presencia ininterrumpida en la Antártida de valiosos habitantes que, en el marco de sus actividades, conquistan logros con su desempeño en las bases antárticas y con su destacado apoyo logístico y operativo, otorgan en forma permanente seguridad a las actividades científicas a nivel internacional.

Muchos de nuestros compatriotas ignoran que en ese pedazo de nuestra Patria viven familias, que han nacido argentinos que crecen y se desarrollan dentro del marco de valores y con el mismo esfuerzo y sacrificio que pusieron sus antecesores. Esto constituye un motivo de orgullo y ejemplo para aquellos que se están formando en la vida, que tienen que aprender que con voluntad, esfuerzo, unión y perseverancia, se pueden llegar a cumplir metas soñadas.

Es por estas razones que es menester comunicar la presente declaración a los gobiernos provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a fin de invitarlos a adherir a la misma instruyendo a los establecimientos educacionales de sus respectivas jurisdicciones, para que se instrumenten las medidas necesarias con el propósito de que en el transcurso del año lectivo se conmemore con acciones y observancias el “Día de la Antártida Argentina”, considerando que en la fecha del 22 de febrero las escuelas permanecen en receso escolar.

Cabe señalar que algunas jurisdicciones, como es el caso de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, han incluido en el Calendario Escolar la celebración del 21 de Junio como el “Día de la Confraternidad Antártica”, fijándose como objetivo, promover la difusión y toma de conciencia con respecto a la importancia de la presencia de nuestro país sobre el territorio Antártico. Esto significa, sin lugar a dudas, un elemento substancial para difundir todo lo relacionado a la existencia y a los logros actuales de los habitantes e institutos y centros científicos que funcionan allí. El Día de la Antártida Argentina está íntimamente ligado a los inicios de la presencia de argentinos en esa región que portaban en sus mochilas, frío, escasez de alimentos, desolación y una firme voluntad.

Asimismo resulta de vital importancia para las generaciones en formación evocar sucesos de nuestro presente y de nuestro pasado inmediato, que han de servir para dimensionar las hazañas y el protagonismo de quienes señalaron nuestros albores como Patria. Es necesario destacar que hace tan sólo unas décadas un grupo de argentinos protagonizó una proeza que tuvo trascendencia mundial y por la cual numerosos países nos enviaron mensajes laudatorios.

Hasta el Santo Padre Pablo VI hizo llegar su bendición apostólica a todos los miembros de la patrulla de expedicionarios que cumplió exitosamente en el año 1965 la primera expedición terrestre al Polo Sur. Esta misión le había sido encomendada por orden del Comando en Jefe del Ejército al General Jorge Leal en el año 1962. Tres años hubieron de transcurrir y muchas dificultades que salvar, sin embargo ningun acontecimiento adverso hizo abandonar la empresa que concluyó con el mayor de los éxitos.

El Gral Leal recibió la primera medalla “Ejército Argentino” en mérito a lo realizado. Nuestro país y todos los argentinos en su conjunto recibimos el reconocimiento internacional por el arrojo de la empresa y la firme voluntad de nuestros expedicionarios.

Muy poco se puede agregar a la notoria y destacada trayectoria profesional de este notable hombre perteneciente a las Fuerzas Armadas. El vínculo del Gral. Leal con la Antártida es intenso. Además de haber ejercido los cargos más importantes en la Dirección Nacional del Antártico, recorrió el país difundiendo, con pasión, la vida y características del Continente Antártico. Sin embargo hay un aspecto sumamente interesante para señalar, que tiene amplia relación con los orígenes mismos de la persona, sus querencias, sus afectos.

Nacido en la provincia de Salta, cumplió gran parte de su carrera militar en la Antártida donde cosechó innumerables logros y en ese Continente, tan caro a los sentimientos de los argentinos, su espíritú salteño lo llevó a crear un Refugio al que denominó “Martín Miguel de Güemes” y a inaugurar el Refugio “Salta”.

En efecto, entre las actividades más importantes que desempeñó es de gran relevancia la del año 1953, cuando se le encomendó la creación de la Base “Esperanza”, de la cual fue el primer Jefe y desde la cual creó sobre la Bahía Dusse el Refugio “Gral. Güemes”, el segundo que se levantó en el Continente. Y cuando en el año 1957 fue nombrado Jefe de la Base “Gral. Belgrano”, en ese entonces la más austral del mundo, inauguró el Refugio “Salta”, en la única tierra visible en todo el fondo del mar de Weddell, una inmensa barrera de hielo que medía unos 400 Km de frente por 500 Km de fondo.

Esto habla de la entrega total de su vida y de su obra en el cumplimiento de sus funciones como General de la Nación, para fruto y beneficio de todos los argentinos. Y nos habla de una esencia e identidad innegables puestas de manifiesto en su desempeño.

Estos matices también deben reseñarse cuando se hable sobre la Antártida Argentina, como homenaje a los esforzados argentinos que en un momento de sus vidas habitaron el lejano y anhelado sector antártico pretendido por nuestro país, sentando bases para el ejercicio de la soberanía.

Elevamos desde este Honorable ámbito legislativo nuestro más sincero homenaje a la conmemoración del ”Día de la Antártida Argentina”, nuestro más ferviente agradecimiento a los expedicionarios de las gélidas tierras australes y a todos sus sucesores que con fortaleza de carácter están escribiendo la historia. Invito a mis pares para que acompañen con su voto afirmativo al presente Proyecto de Declaración.

Sonia Escudero.