Número de Expediente 856/07

Origen Tipo Extracto
856/07 Senado De La Nación Proyecto De Declaracion GIUSTINIANI : PROYECTO DE DECLARACION EXPRESANDO PESAR POR LA MUERTE DE NORBERTO LAPORTA , ACAECIDO EL 1 DE ABRIL PASADO .
Listado de Autores
Giustiniani , Rubén Héctor

Fechas en Dir. Mesa de Entradas

MESA DE ENTRADAS DADO CUENTA Nº DE D.A.E.
17-04-2007 25-04-2007 41/2007 Tipo: NORMAL

Fecha de Ingreso a Dir. Gral. de Comisiones

DIR. GRAL. de COMISIONES INGRESO DEL DICTAMEN A LA MESA DE ENTRADAS
24-04-2007 SIN FECHA

Giros del Expediente a Comisiones

COMISIÓN FECHA DE INGRESO FECHA DE EGRESO
EDUCACIÓN, CULTURA, CIENCIA Y TECNOLOGIA
ORDEN DE GIRO: 1
24-04-2007 25-04-2007

ENVIADO AL ARCHIVO : 08-05-2007

Resoluciones

SENADO
FECHA DE SANCION: 25-04-2007
SANCION: APROBO
COMENTARIO: SOBRE TABLAS
NOTA:SE AP. TEXTO UNIF. CONJ. S. 664/07
En proceso de carga

Senado de la Nación
Secretaría Parlamentaria
Dirección Publicaciones

(S-856/07)

PROYECTO DE DECLARACIÓN

El Senado de la Nación

DECLARA
 
Pesar por la muerte del legislador de la Ciudad de Buenos Aires, Norberto La Porta, hecho acaecido el 1 de abril del corriente.

Rubén Giustiniani.-

FUNDAMENTOS
 
Señor Presidente:

Norberto La Porta, hijo de inmigrantes italianos, nació en el barrio de porteño de Parque Chacabuco, el 22 de junio de 1938.

Egresó de la Escuela Mariano Acosta con el título de Maestro Normal Nacional y ejerció la actividad docente. Cursó posteriormente la Carrera de Derecho, que abandonó en tercer año absorbido por su militancia política y gremial. Participó activamente en organizaciones universitarias, siendo gerente de la Cooperativa de Estudiantes de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UBA.

El 26 de mayo de 1971 contrajo enlace con Silvia Foster, unión de la que nacieron sus tres hijos: María Florencia, Natalia y Nicolás Felipe.

Militó en las filas del Partido Socialista desde muy joven con la utopía de una lucha inclaudicable por una sociedad más libre y justa. Tuvo su referencia fundamental en el maestro Juan B. Justo, y por aquello de “manos limpias y uñas cortas”, toda su vida fue un ejemplo de honestidad.

En su persona, el Partido Socialista recuperó en 1989 su representación en el Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires, tras 23 años de ausencia. En 1993 fue reelecto en su cargo. En los momentos más oscuros de aquel Concejo Deliberante desprestigiado de los ’90, los porteños vieron en Norberto Laporta un ejemplo de integridad. Denunció desde su banca las prebendas y negociados que caracterizaron a la década del ’90, llegando incluso a renunciar a la vicepresidencia de la Comisión de Servicios Públicos de la Legislatura en disidencia por el dictamen favorable de la llamada “escuela shopping”.

Presidió el Bloque de Concejales Socialistas entre 1989 y 1997. Presidió asimismo el Bloque Socialista de la Convención Constituyente de 1994, que integró junto a Guillermo Estévez Boero y Alfredo Bravo. Fue también Convencional Constituyente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en 1996.

Ese mismo año compitió en la elección del primer Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, obteniendo el segundo lugar con el 26% de los votos.

El 24 de agosto de 2003, encabezando la Lista de Fuerza Porteña, fue electo nuevamente como legislador con el 14% de los votos. Era Presidente de la Comisión de Cultura de la Legislatura porteña.

Se desempeñó como Secretario de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Ciudad de Buenos Aires, donde demostró su capacidad de gestión y su absoluta transparencia en el manejo de lo público.

La Porta fue miembro del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Socialista, ejerciendo hasta sus últimos días la presidencia de la Comisión de Acción Política. Antes del proceso de unidad del Partido Socialista, había ocupado los máximos cargos en la estructura partidaria del Partido Socialista Democrático, llegando a ocupar la Secretaria General del mismo y la dirección de La Vanguardia.

Recibió numerosos reconocimientos, entre los que se destacan: la designación de Miembro de número de la Fundación Raoul Wallemberg; la Orden del Porteño de manos del Juez Víctor Sasson en representación de la Asociación Gardeliana; el premio Juntos Educar 2006, entre otros.

Luego de enfrentar una dura enfermedad, a la que dio batalla hasta el último momento, Norberto La Porta falleció el pasado 1° de abril a los 68 años de edad.

Austero, vivió siempre en el mismo departamento del barrio de Coghlan, definiéndose asimismo como un porteño hasta la médula y “tanguero empedernido”.

Sus restos fueron velados en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y despedidos con un emotivo y cerrado aplauso de familiares, amigos, un gran número de ciudadanos porteños y personalidades de la política nacional que supieron reconocer sus principios y valores éticos.

La política argentina perdió indudablemente a un valioso dirigente y demócrata cabal. Un ciudadano ejemplar: toda una vida caracterizada por ética en los propósitos políticos, ética en el ejercicio de la función pública, y ética en la conducta personal.

Escribió Octavio Paz: “En este hombre late la posibilidad de ser o más exactamente de volver a ser, otro hombre”. Quienes conocieron en profundidad a Norberto Laporta tienen la certeza de que a lo largo de toda su vida moldeó una personalidad tan definitivamente suya, que otra vez hubiera elegido ser el mismo.

Lo despedimos con las mismas palabras que Alejandro Korn pronunció sobre Justo: “No fue un divagador abstracto. También él sabía que la política es la ciencia de lo posible. Ninguna visión utópica, ningún lirismo revolucionario, aún en momentos de grandes exaltaciones, no hubo de extraviar la sensatez severa de su juicio”.

Por lo expuesto, solicito a mis pares la aprobación del presente proyecto

Rubén Giustiniani.-